Brian Wood: Conan el bárbaro.

En 2004, la editorial Dark Horse Comics comenzó a publicar las aventuras del bárbaro creado por Robert E. Howard tras un buen montón de años en manos de Marvel. Dark Horse hizo borrón y cuenta nueva, comenzando un proyecto que aún continúa y que pretende dar una visión cronológica de las historias del cimmerio (1) Estas historias han sido publicadas en diversas colecciones que se continúan una a otra, además de en diversas series limitadas, como Conan, Conan the cimmerian o Conan: Road of kings. En 2012, Brian Wood se hizo con las riendas del personaje y narró uno de los arcos argumentales que los seguidores de Conan más aprecian: el de la historia de amor de Bêlit y Conan.

¿Hay alguien que no sepa del tórrido y sangriento romance que la pirata shemita y el bárbaro de larga melena negra tuvieron? Porque de eso tratan los 25 números de Conan the barbarian. El guionista estuvo acompañado a los lápices por diversas ilustradoras como Becky Cloonan, James Harren o Declan Shalvey, y en España ha sido publicado en cuatro tomos por Planeta, la editorial que tiene los derechos por estos lares.

¿Qué nos ofrece Conan the barbarian? Es inevitable, antes de nada, tener que acudir al material original, a lo escrito por Howard (2) La reina de la costa negra es el relato corto en que se narra cómo Conan, huyendo de la justicia del costero reino de Argos, aborda un mercante, que será atacado por el Tigresa, la nave capitaneada por la sangrienta pirata Bêlit, apodada reina de la costa negra. Entre la mujer y el bárbaro surgirá un romance de inmediato, pues ambas son almas fieras, salvajes e indómitas, y la demostración de fuerza de Conan con la espada intentando repeler el ataque de la tripulación del Tigresa supone algo tan erótico que no puede evitar ordenar a Conan que la tome. Ahí mismo. Todos los tripulantes, por cierto, son kushitas (3) salvo Bêlit, lo que ofrece una curiosa escena tras ser Conan nombrado segundo de a bordo (4): Una shemita de piel de alabastro, un bárbaro norteño de piel cobriza, y un buen montón de guerreros negros. Ningún representante de las naciones civilizadas como Aquilonia o Nemedia. Un puñado de salvajes piratas que se dedicará a asolar la costa y a abordar naves con el único fin de enriquecerse y regodearse en la sangre.

Las lecturas sobre el personaje de Bêlit y la siempre presente dicotomía civilización-barbarie en Howard las voy a dejar para otro día. Me centro ahora en el cómic.

conan0
Conan de Cary Nord

Cuando abres un cómic, lo primero en lo que te fijas es en el dibujo. Vamos, eso creo que hacemos el común de los mortales. En Conan the barbarian el estilo artístico se ha alejado por completo de la maravillosa y fascinante labor que Nord y Giorello, en su mayoría, llevaron a cabo en las series precedentes. El estilo de ambos fue cambiado en Conan: Road of kings y parece como si en Conan the barbarian el giro se hubiera completado. En las viñetas de muestra se entiende lo que digo.

 ¿Quiere decir esto que el resultado visual es peor? No. Es diferente, y ya está. El cómic es un medio en el que diferentes artistas dan su visión particular con mejores o peores resultados, y para mi gusto, el cambio estilístico de Conan: Road of kings fue demasiado brusco, pero no me chirrió. Del mismo modo, el apartado gráfico de Conan the barbarian me parece correcto. Que me gusten más Nord y Giorello es otro cantar.

Conan_the_Cimmerian_-00_Tomás_Giorello
Conan de Tomas Giorello

Y en cuanto al guión… bueno, Wood no llega a la excelencia demostrada en Northlanders, por poner un ejemplo. Eso, para empezar. Además, creo que hay que entender los veinticinco números, de nuevo, acudiendo al material original. De este modo, vemos que los primeros tres números de la serie adaptan el capítulo primero del relato de Howard, siendo el resto de capítulos de La reina de la costa negra los correspondientes a los números 22 a 25. Y entre el 4 y el 21, ¿qué hay? Pues, básicamente, lo que ha querido Wood. En líneas generales, se extiende lo narrado en los primeros números con una venganza sobre la ciudad que juzgó a Conan y que propició su huida, Messantia, para luego hacer una escapadita a Cimmeria en pos de un tipo que ha tomado el nombre de Conan para hacer barrabasadas, otra a los desiertos de Shem donde hay una ciudad sitiada y un encuentro que incluye magia en un enclave de fanáticos.

conan-hawthorne-front_ff
Conan de Mike Hawthorne
conan2012-1-pg-02-03-fnl-1322532991
Conan de Becky Cloonan

Sinceramente, son capítulos que no me han gustado debido a diversas cuestiones. Por ejemplo, no sé qué demonios pinta Bêlit en los páramos nevados de Cimmeria, aunque sí es verdad que el guionista aprovecha para remarcar su carácter indomable; que además ambos estén ahí, tan lejos del ámbito natural de operaciones del Tigresa es, cuando menos, forzado. O que luego Bêlit esté dentro de la ciudad a la que el ejército en el que Conan ha sido reclutado a la fuerza está sitiando y en un, ¡oh, fanfarrias! golpe de efecto resulta que el señor de dicha ciudad es el padre de la pirata, una escena absolutamente prescindible en el que lo mejor es la visión de Bêlit sobre las murallas y las preguntas que se hacen los sitiadores sobre su persona.

O sea, que me da que Wood rellenó un montón de números por compromiso, sin encontrarse en estado de gracia ni de lejos. De hecho, lo más disfrutable, con diferencia, son los números que adaptan a Howard y que, siguiendo la tónica de las series precedentes, son muy, pero que muy respetuosas con el texto original. Es decir, que la excelencia en Conan the barbarian se alcanza cuando Wood no trabaja sobre ideas suyas. Ya lo siento, pero tengo que decirlo.


1: Esto quizá pueda resultar chocante ya que hay diversas “cronologías” de las aventuras de Conan, realizadas a partir del estudio de los textos de Howard y las palabras que él mismo dijo al respecto, por lo que el orden en el que Conan las “vivió” varía de una a otra. Además, la cuestión se complica porque Howard las publicó, parafraseándolo, conforme se las iban contando, como si alguien del pasado le narrara las historias y él las escribiera. Así, el primer relato de Conan publicado en Weird Tales, por ejemplo, es de cuando ya es rey y su juventud ha quedado muy atrás. A este respecto, aconsejo leer la obra de Howard a quien le interese mediante la edición de Timun Mas, que solo incluye las historias del autor texano, además de jugosos apéndices e ilustraciones de Mark Schultz, todo ello en seis volúmenes de unas 300 páginas.

2: Obvio por completo lo publicado en Marvel en los años 70 del siglo pasado, por obra de Thomas, Buscema y Chan.

3: Kush es uno de los reinos negros, así que la raza de los piratas es… pues eso.

4: Y amante oficial, consorte o lo que se quiera decir. El resto de marinos lo aceptan sin una queja, pues para ellos Bêlit es una diosa. Nada menos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s