Altamira

No voy a hablar de la pinturas de la conocida como Capilla Sixtina del arte rupestre ni voy a hacer una disertación sobre pigmentos, superficies e interpretación del arte paleolítico. Es una entrada sobre la película de Hugh Hudson (1) que narra el descubrimiento de la cueva por parte de Marcelino Sanz de Sautuola y su comunicación a la sociedad científica de finales del siglo XIX. Todo ello, salpicado de cierta confrontación dramática en dos niveles, el hogareño, y el religioso.

altamira-cartel-6674
Cartel promocional

Como graduado en historia (casi, casi lo soy, me falta muy poquito) y aficionado a la misma desde hace mucho, puedo comentarla desde un punto de vista diferente a la del mero espectador. Tampoco es que haga falta ser un doctor especializado en Prehistoria, porque la película es bastante clara al respecto, pero algo más de contexto te da. Y el contexto es la revolución que supuso el darwinismo, con lo que ello conlleva a la hora de interpretar las enseñanzas de la Iglesia, y las nuevas técnicas de la antropología y la prehistoria, ciencia recién nacida como quien dice en el período que cubre la película.

Sautuola, hidalgo cántabro de posición acomodada, descubrió (2) las cuevas en la que aparecían pintados con exquisita naturalidad bisontes que, según creían, databan de unos diez mil años antes, revolucionando así las creencias sobre la humanidad cavernaria. La emoción del descubrimiento, compartida con su hija María, se dará de golpes con la intransigencia eclesial, pero, más importante, con la de los académicos franceses, auténticos campeones de la ciencia antropológica en ese momento. Al mismo tiempo, Sautuola tendrá algún que otro problema con su mujer, Concepción, devota creyente.

Quedan dibujados, así, los antagonistas y, por tanto, actores de la confrontación dramática. Frente al progreso de la ciencia, el conservadurismo de la fe. Frente al método científico que arroja pruebas que buscan cambiar el modelo aceptado, el chovinismo galo que no aceptó que en la atrasada España hubiera algo así. ¡Ah! ¡Qué malo es el nacionalismo para la ciencia, entre otras cosas!

¿Qué nos ofrece la película? Evidentemente, un biopic con ciertos tintes hagiográficos. Marcelino, correctamente interpretado por Banderas, es un tipo paciente, racional, culto, curioso, amante de su familia y deseoso de conocer. En él no hay nada malo, ni siquiera una fea mirada a su esposa cuando discuten. Por eso tiene algo de hagiografía.

rupert_everett
Da bastante grima el hombre

Y los malos, sin llegar a crear una coacción o unos impedimentos que compliquen la vida del personaje central, son malos, malos. Se comportan mezquinamente, sobre todo monseñor (Rupert Everett) y parecen unos payasos que con sus acciones y palabras, que hoy sabemos equivocadas o pasadas de rosca, caen mal, muy mal, al espectador. O eso se pretende. En el plano dramático, pues, la película es maniquea, floja y bastante manida, con ese giro de comportamiento pillado con pinzas que es el enfrentamiento de la mujer con las ideas trasnochadas de monseñor.

En el plano documental, la película es solvente. Por supuesto, en hora y media no se puede reflejar toda la tensión que había en el momento a diferentes niveles y que en la película, más o menos, se plasman, como he dicho. Tampoco se puede profundizar en muchos otros aspectos que el descubrimiento, como lo que significaba la posesión de una intención artística por parte de nuestros ancestros, por ejemplo, pero, en esencia, cumple si lo que se desea es divulgar el conocimiento de la figura de Sautuola.

banderas y niña
Banderas, amoroso padre

Narrativamente, la película se nos cuenta a través de los ojos de María, su hija, haciendo que Sautuola aparezca como alguien situado en un plano diferente, algo mitificado por la amorosa visión de una niña. Una niña que, por cierto, actúa bastante bien, ya que estamos. Eso remarca la impresión de biopic destinado a elevar la figura de Sautuola, provocando cierta incomodidad que aumenta cuando, si te pones a ver los créditos, ves la participación de la familia Botín en las tareas de producción.

Sí, los Botín, los del Banco Santander. Esos mismos. ¿Y qué tienen que ver los Botín con Sautuola? Pues bastante: María, la hija de Marcelino, entoncó con los Botín y, con el tiempo, su bisnieto será Emilio, el presidente de dicho banco. Por tanto, la descendencia pone pasta para la producción de la película. Queda todo dicho, ¿no?

De todas formas, hay que reconocer que en este caso la mano de la producción no resulta tan terriblemente visible como en otros biopic. Sí, Marcelino es un tipo bueno, muy bueno, y los que se le oponen son malos, muy malos, pero la realidad fue más o menos así, por lo que la cosa no es tan grave. La película, básicamente, funciona, se deja ver y no te aburre gracias a que la trama avanza rápidamente.

monseñor y conchita
Se te ven las intenciones, monseñor

Eso sí, al estar rodada en inglés para intentar explotarla en el extranjero, no deja de apestar ver el diario El cántabro con sus noticias en inglés. O la actriz elegida para dar vida a María Concepción, la mujer de Sautola, Golshifteh Farahani, toda una carambola, pues siendo iraní, parece sudamericana, desde luego no cántabra.

Para pasar una horita y media ligera.

Y, si uno se queda con ganas de más, siempre puede visitar este artículo. También recomiendo indagar sobre el abate Breuil, porque, aunque no se menciona claramente en la película, no deja de ser irónico que el principal valedor de Sautuola y por cuya intercesión finalmente se reconoció la enorme valía de Altamira y su descubrimiento sea un miembro de la Iglesia y, al mismo tiempo, alguien al que el estudio de la prehistoria debe muchísimo.


1: ¡Eh! El de Carros de Fuego, entre otras.

2: Más o menos, como se cuenta en la película. La autoría del descubrimiento, si hay que ser sincero, es de un aparcero de sus tierras.

Anuncios

2 thoughts on “Altamira

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s