Alan Moore: Reinventando a Lovecraft.

Vaya por delante que Moore es un guionista de comic que me encanta. O me suele encantar, cuando no se va excesivamente por las ramas con su magia del caos. He disfrutado, y sigo disfrutando al releerlos, con Miracleman, Watchmen, Promethea y un largo etcétera, así que cuando se publica algo nuevo del barbas, suelo comprarlo con los ojos cerrados.

Howard_Phillips_Lovecraft_in_1915_(2)
Lovecraft en 1915. Con gafitas.

 Cuando Moore se propuso abordar los Mitos de Cthulhu, sentí una agradable sensación. Como buen friki, jugué en su día a La llamada de Cthulhu de Chaosium, que supusieron mi primer contacto con Lovecraft. De ahí a leer todo lo escrito por el tipo de Providence no medió mucho. O sea, que tenemos a dos escritores que me gustan (1) así, amalgamados como quien dice. Compra obligada para mí, por supuesto.

Las obras de Moore a las que me refiero son The courtyard, Neonomicon y Providence, series limitadas de, respectivamente, dos, cuatro y doce números. ¿Se trata de una trilogía unitaria? Pues eso parece. La unión entre las dos primeras series es más que evidente, pues se repiten personajes y el argumento de la segunda retoma las consecuencias de la primera, en una investigación del FBI que va ahondando en una parte muy oscura de la realidad. No obstante, en Providence (2), la relación no está tan clara. Temporalmente, tiene lugar en 1919, mientras que las otras, en la actualidad. La línea argumental no precede, aparentemente, a la de las otras.

Alan Moore
Alan Moore. Con barbas y a lo loco.

 Pero digo aparentemente: hay algo que en Neonomicon se dice varias veces, y que es que HPL no creara los mitos, sino que los reflejara en sus escritos, como un cronista de los mismos. Y, dado que en Providence el protagonista es Robert Blake, que recorre diferentes puntos de la geografía de la costa este claramente identificables con la geografía imaginaria de Lovecraft… Además, el que ocurra mucho antes tampoco es importante, porque también en Neonomicon se dice que el tiempo, el pasado-presente-futuro no es un continuo, sino una ilusión, que los relatos de HPL podían ser tanto una crónica del pasado como un atisbo del futuro. Por tanto, habrá que esperar a los siguientes números de Providence, pero me da que sí, que todo tendrá relación y que será algo más que ocurrir en el mismo mundo imaginario.

1_The_Courtyard_3
No mires, no.

 Y que será algo más tambien que compartir el mismo dibujante, Jacen Burrows, que se muestra solvente, adecuado, con unas viñetas grandes en las que los personajes pasean con estilo formal. Demasiado formal, quizá. Un dibujo frío, que cumple, pero que no va más allá que ser el comparsa del poderoso guión de Moore. Hablamos de Moore, a fin de cuentas, y ya se sabe lo que debe ser para un dibujante adaptar los guiones de éste, que están taaaaan nutridos de descripciones al detalle que dan poco a la imaginación del artista. Eso sí, destacar la representación del profundo en Neonomicon, sobresaliente, aunque basada en los cánones de imaginería aceptados.

neonomicon
¡Sangre! ¡Más sangre!

La diferencia más destacable que existe entre las dos primeras obras y Providence es la forma de acercarse a los mitos. Moore opta, en primer lugar, por una aproximación, directa, cruda, incluso salvaje, sin ningún tipo de cortinas que tapen la realidad. Nos muestra el horror de forma incluso gore, con viñetas explícitas de violencia, sangre y muerte. Lejos, por tanto, de la forma de narrar el horror cósmico de HPL. Moore consigue inquietar al lector, tanto en los condensados dos números de The courtyard, como en Neonomicon, haciéndole espectador de primera fila de barbaridades que no solo son visuales, sino también fruto de lo que, especialmente el detective protagonista de The courtyard, dice al reflexionar, una diatriba racista y homófoba de cuidado.

 Pero, de lejos, lo más inquietante es la escena de la detective protagonista de Neonomicon. Digo escena, pero en realidad el asunto tiene lugar a lo largo de páginas y páginas, hasta cubrir una buena parte de los números 2 y 3. Básicamente, una violación continuada de la agente Merril Brears, la cual, para más señas, sufre de hipersexualidad, o adicción al sexo. Una violación por parte de los cultistas zumbados que la retienen en… ¡una piscina legamosa! Y si hay una piscina, ¿qué puede venir a sumarse? El profundo que he mencionado antes. Eso es. También es violada por el profundo. Varias veces. Y luego, la cosa se vuelve rara de narices, porque a la agente le gusta el tema, hay una masturbación al profundo, conversaciones sobre lo escocida que

neonomiconrape
Esto es explícito. Bastante explícito.

está de tantas veces que se lo ha hecho… Si lo que Moore planeaba era mover a una sensación de repulsa mezclada con fascinación morbosa, lo logra de veras. Se lee con los ojos abiertos como platos, guiñándolos como no creyendo lo que estás leyendo, sintiéndote un invitado incómodo, muy incómodo, a un festival de horror que remueve buena parte de los tabúes que tenemos con respecto al sexo. Por supuesto, el hecho de que sea, a fin de cuentas, una violación, también añade una sensación muy desagradable al leerlo. Es ficción, de acuerdo, pero…

 El sexo en HPL. Es algo que Moore considera central en la obra del de Providence. Lo deja muy claro en una conversación entre dos personajes que hablan sobre las obras de Lovecraft, pues, aunque no hay sexo más allá de unas oscuras menciones a rituales extraños de copulación, están llenas de charcos blanquecinos y olor a pescado. Sin comentarios.

providence
Una de las  portadas alternativas

También en Providence Moore vuelve a la carga con el tema, pero de un modo mucho más oculto. Hay desnudos, el protagonista es gay y se nos muestra en la cama con su ex-pareja… Pero es más cercano a Lovecraft, entendiendo esto como que es algo presente, pero difuminado. Es un asunto inquietante, pero que no impacta hasta la repulsa, y que no es un motor del argumento, como en Neonomicon, sino un añadido que nos muestra las rarezas de los personajes que van desfilando.

 Y los personajes que desfilan no tienen desperdicio, porque todos ellos vienen a ser trasuntos de personajes que serán reflejados en las obras de HPL. Básicamente, la idea es que Robert Blake, el periodista que protagoniza Providence, vaya por aquí y por allá en busca de pruebas de una cara oculta de la sociedad americana que bebe de la obra de El rey amarillo, libro real de Robert W. Chambers y considerado una de las fuentes de inspiración para los mitos de Cthulhu. Si en las otras dos series hay guiños por todas partes, desde la cantante del grupo Los gatos de Ulthar, Randolph Carter, al traficante de aklo Johny Carcosa, para nada escondidos, visibles enseguida, en Providence la referencia es más velada, precisándose de un cierto conocimiento de los mitos para entender las referencias de Moore.

Por su profundidad metalingüística, y por la excelente utilización de los recursos narrativos que Moore conoce tan bien poniéndolos al servicio de la reinterpretación de una gran creación como son los mitos, me parece la mejor de las tres series limitadas, si bien cualquiera de ellas es perfectamente recomendable.


1: Lovecraft no me parece un genio de la escritura, eso por otra parte. La calidad literaria de sus textos no creo que sea elevada, y me gusta más, por poner un ejemplo de sus amigotes de correspondencia, Robert E. Howard. Considero que hay que destacar la obra de HPL por lo que supuso para el género de terror.

2: ¡Ojo! En España solo se ha editado el primer tomo que incluye los cuatro primeros números. El segundo está previsto para octubre de 2016, y Avatar Press, la editorial que lo publica, va por el número 10. Mi reseña es de la edición en castellano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s