Alberto González Vázquez: Todos los hijos de puta del mundo

Lo primero es lo primero. Todos los hijos de puta del mundo es un… ¿comic? Casi mejor definirlo como colección de humoradas en soporte gráfico. Como si se recopilasen en un tomo las viñetas del periódico, por así decirlo. Una sucesión de chistes que pueden desarrollarse en una única imagen o en varias páginas. Si, además, se sabe que el autor participa o ha sido colaborador de El intermedio, El mundo today o Muchachada nui (1), entre otras, se va avisado de lo que se va a encontrar alguien al leerlo.

todos-los-hijos-de-puta-
¿Por qué están tan ufanos?

Editada por ¡Caramba!, de Astiberri Ediciones, no es un tomo muy grande: 136 páginas (2), que se leen en un suspiro y provocan, o a mí al menos me las han provocado, sonrisas e incluso carcajadas. El autor se mueve en un terreno en el que los límites para él no existen. No se pone ninguna cortapisa ni en el desarrollo de las escenas ni en el vocabulario utilizado, barriobajero a veces para crear un contraste brutal que impacte. Y, desde luego, tampoco se corta con los personajes que pululan en el comic. Hay muchos representantes del individuo anónimo, pero el mayor estado de gracia lo alcanza cuando pone palabras en boca de personas reales, claramente identificables pese a que en algunos sitios se le acusa de no saber dibujar.  Sobre todo, y como no podía ser de otra forma si hablamos de sátira, políticos: Rajoy, Sánchez, Rivera, Iglesias, Aguirre… los principales representantes de esta fauna salen a hacer sus numeritos en diálogos absurdos, salvajes, cínicos o desparramados.

Pese a que las imágenes podrían no suponer, a primera vista, algo primordial para entender la obra, como si diera igual que fuera un muñeco de Cutlass al que se la añadido un identificador que señala quién es, nada más lejos de la realidad. Las expresiones faciales de las… caricaturas son esenciales para entender el chiste, en el que se conjuga un triple contraste: lo que se dice, la expresión reflejada, y la aparente normalidad con la que sucede la historia. Aparente, porque el leer a Rajoy hablando de drogas con Hernando con normalidad (más o menos) es chocante cuando menos.

alberto_gonzalez_1710_3264x2206
El autor, presentando su retoño

Y, por supuesto, está la satisfacción que produce lo que podemos llamar la risa escocida, aquella que te hace reír por no llorar al entender exactamente lo que estás leyendo, al comprender que la sátira contra un poderoso es el único arma que tienes como mero individuo a pie de calle.

Si hay que destacar alguna de las historias, me quedo con la de Pedro Sánchez yéndose de la olla cuando contraataca a su calificación como “casta”. Junto a alguna otra, no está dibujada, sino que es un fotomontaje en el que se han cogido diferentes fotografías del líder socialista que encajan con lo que va diciendo… de una forma retorcida, por supuesto. “¿Casta? A mí, que he sido negro”.

Si te gusta este tipo de humor, es tu libro. Si no te hacen gracia las cosas de gente como Joaquín Reyes, Ernesto Sevilla, el Gran Wyoming y demás… mejor no te acerques.


1: De hecho, es una recopilación de viñetas aparecidas en algunos de ellos.

2: Como alguien me dijo, el libro debería ser enorme… para que cupiesen todos los interfectos del título. Que hay muchos.

Anuncios

2 thoughts on “Alberto González Vázquez: Todos los hijos de puta del mundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s