Fiel

Microrrelato. Muy micro. Más que micro, nano.

FIEL

“Tranquilo, chico”, decía una y otra vez mi humano mientras me palmeaba la oreja sentado en el viejo y maloliente sillón. Con la otra mano, acariciaba el gatillo de la escopeta, siempre cargada, siempre a punto.

Fuera, los gritos, los gruñidos, los aullidos, competían con el ulular del viento. Y mi humano repetía “Tranquilo, chico”, como si supiera que todo iba a salir bien.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s