Los siete magníficos

Por si alguien no lo sabe, la película es una carambola: remake del western de los sesenta, que a su vez era una versión de Los siete samurais de Kurosawa. Remake de version, no está mal en estos tiempos de sequía creativa holliwoodiense. Nótese el sarcasmo (1)

cartel
Cartel promocional

A lo que iba, Fuqua dirige a un reparto de campanillas (más o menos) en el que la cuota multirracial, gracias a que el grupo de bienhechores son siete, está asegurado. Eso, cuando menos, es gracioso. La disparidad de los personajes también existe: unionista, confederado, sinvergüenza, delicuente, indio solitario, blanco huraño… Los siete son diferentes a más no poder, si bien lo cierto es que de cada uno no nos dan más que una pincelada psicológica, un rasgo definitorio. O sea, que la profundidad de los personajes es como la de un charco, más o menos. También es cierto que, si les daba por ahondar, la película sería de ocho horas, así que podemos pasar de eso. A fin de cuentas, se trata de una película de acción en el oeste, de unos tipos duros pero de buen corazón que van a ayudar a unos pobres y honrados campesinos acogotados por un tipo que, de malo, es ridículo.

original
Los siete originales.

El bien (no muy absoluto, que son unos piezas) contra el mal (este sí que es absoluto, carcomido por la codicia sin ningún respeto por nada) en una película que, al final, me arrancó un “¡Meeeh! Se deja ver, pero nada más”.

Yo nunca he sido muy de ver westerns (2), pero ver a Washington siempre es una alegría. En la película, sin embargo, lo vi con ganas solamente de cumplir. Es un tipo duro, granítico, pero poca cosa más. La actuación de todos ellos (bestias pardas como el mentado o Hawke pasan por la pantalla sin pena ni gloria) está al servicio de los tiros, el olor a pólvora y las explosiones. Porque eso es la película, básicamente:

siete
Los siete del remake.

-Un primer acto de contacto con los personajes. Prólogo del malo haciendo maldades, y presentación de los siete, un acto que, pese a no detenerse excesivamente en cada uno de ellos, se me hizo pesado y lento.

-La mitad de la película la conforma la primera confrontación (3) y la preparación para el asalto al pueblo que va a tener lugar, con los momentos cómicos que arrancan alguna que otra risa.

-El desenlace, una larguísima batalla que, en comparación, me hizo recordar la batalla de Los Vengadores como si pasase en un suspiro. Sacrificios heróicos, duelos individuales, retornos cantados, todos esos lugares comunes que tanta credibilidad restan a un guión, por mucho que entre sus firmantes esté Pizzolatto (4).

pratt
Desde que adelgazó, le toca el papel de sinvergüenza encantador.

Y mi mayor queja, es el personaje femenino, interpretado por Haley Bennett. Sí, sí, EL personaje femenino. Alguna que otra mujer pasea por delante de la cámara, pero aparte de rameras, camareras o feligresas… Vale que es un remake de una película llena de testosterona yullbrineriana, stevemcqueeniana y charlesbronsoniana de una época en la que las mujeres en el cine de acción (y en otros géneros) eran adornos florales en su mayoría, pero precisamente por ser un remake se podría haber incorporado al grupo una pistolera (5). Aunque lo intentan arreglar en alguna que otra escena dando fuerza al personaje, no cuela, lo siento. Muy diferente de Jennifer Jason Leigh en Los odiosos ocho, pero que muy diferente.

La música, por cierto, está ahí, pero no se nota. No te hace silbar como las composiciones de Morricone cuando se apagan las luces. No molesta, pero tampoco es que Horner haya hecho el trabajo de su vida.

Concluyendo: Me hace mucha gracia cuando alguien, en mi infancia, decía que de las películas “del oeste” lo más bonito son los paisajes (6). Ni la interpretación, ni el guión, ni la dirección. No. Los paisajes. Que además, suelen ser secarrales. Los paisajes. Ya entonces pensaba que la película no podía valer mucho si el espectador se quedaba con el fondo sobre el que transcurría. No diré eso de Los 7 magníficos, pero… casi, casi.

washin
Además de mirarte torvamente, te voy a disparar.

1: Aunque, en el fondo, me da igual. Puedo disfrutar con remakes, versiones, reseteos, adaptaciones y demás zarandajas sin problemas. No es una crítica en sí.

2: De hecho, siempre me parecieron justificaciones a posteriori del avance yanqui sobre tierras ocupadas por los indígenas con una gran carga política torticera y colonialista. Aunque las rara avis como Un hombre llamado caballo o ciertos spaguetti-western me resultaban agradables. Y, en los últimos años, las producciones que “resucitan” el género me parecen interesantes y, en algunos casos, muy buenas.

3: Para mi gusto, lo mejor del film, con unos planos con cámara fija en la plaza central del pueblo que dan una sensación de tensión creciente hasta que explota.

4: Responsable de True Detective, por ejemplo.

5: Por supuesto, no es una película histórica, así que no me vale eso de respetar los condicionantes históricos. Me vienen a la cabeza los tres poderosos personajes femeninos de la serie Black Sails, en un mundo de piratas…

6: También lo he oído cuando alguien ve competiciones de ciclismo…

Anuncios

4 thoughts on “Los siete magníficos

  1. ¡Qué casualidad! Cuando vi la presentación —trailer que dicen los de la Pérfida Albión— le comenté a mi propia que no la iba a ver por lo marcado de las caracterísiticas de los personajes —éste es «esto», y tiene «este» superpoder y ahí acaba el personaje—. Ella, y debo reconocerlo, con razón, se enfadó conmigo porque soy muy impermeable a todo lo actual: me gusta dejar pasar un tiempo de asentamiento y, por tanto, me pierdo novedades; pero creo que en este caso, simplemente, tengo razón.
    Yo sí soy de spaghetti —de hecho, en este momento me estoy tragando, tan a gusto, una sarta de BSO de estas películas—. Pero no de las gringas, que, en general, no me gustan. Una de las que se salva es, precisamente, «Los siete magníficos». Y se salva porque los personajes resultan completos. Más aún, si nos retrotraemos a la original de «Los siete samuráis», aún adquieren más relieve los personajes. Para no hacer que la película dure ocho horas se profundiza más en unos que en otros, pero no se limitan a «completar» la ficha de personajes con «aspecto», «habilidad» y «potencia». Y si he de sugerir una heredera legítima de los siete, sería sin duda, «Sin Perdón»

    Le gusta a 1 persona

    1. “Sin perdón” me gustó bastante cuando la vi, sí señor. Aunque he dicho que yo no soy muy de western, las producciones de los últimos años son interesantes, quedándome, a bote pronto, con “Django desencadenado”, “Jane got a gun” (me niego a decir su título traducido), “Blackthorn” o “Slow west”, la primera porque, bueno, es Tarantino (“Los odiosos 8” también me encantó, sobre todo porque son dos horas largas en una localización cerrada casi todo el rato que, la verdad, se me pasaron en un suspiro), y las otras por su, podríamos decir, intimismo. Es decir, alejadas de la concepción tradicional de las películas de indios y vaqueros.

      Le gusta a 1 persona

      1. Me voy a permitir discrepar algo. «Django desencadenado» no he sido capaz de verla. Yo comprendo que la original no es una obra de arte, pero que cuenta su historia de una manera muy peculiar que ningún «Django» posterior ha sabido igualar; se han limitado a quedarse con lo frívolo del personaje y, en algún caso, tan solo con el nombre.
        Como no te gusta el western no te voy a torturar diciéndote que veas la película entera. Tan solo que veas el comienzo: Un soldado de caballería de la unión arrastrando un ataúd por un fangal mientras suena la magnífica banda sonora.

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s