La sombra dorada: Ilustración de la cubierta

Alguna vez he comentado (1) que tenía pensado publicar en la plataforma Kindle Publishing una novela de fantasía titulada La sombra dorada. La fecha prevista era octubre… y estamos terminando el mes y va a ser que no. Mis nunca suficientemente alabados colaboradores están en proceso de lectura del manuscrito de modo concienzudo, así que retrasamos la salida del libro, espero que no más allá de noviembre.

El post de hoy versa sobre uno de los aspectos de la publicación: la ilustración de cubierta (2)

Para ella, he tenido el inmenso placer de contar con un talentoso artista, Jonay Martín Perdigón, cuyo portfolio y blog os invito a visitar en este mismo enlace y en este otro, para que os recreéis la vista. En esta serie de ilustraciones, se aprecia el gran trabajo que Jonay ha realizado para que el libro luzca bien en ese tan importante primer vistazo.

Trasluce a la perfección el aire de la novela, como he dicho, de fantasía con elementos de terror ¡A mí me encanta! ¿Y a vosotros?

proceso
Sucesión de las diferentes etapas de creación de la ilustración de Jonay.

 1: Toca ponerme en modo publicidad.

2: Hablar de cubierta en un ebook me resulta un poco extraño, pero como también va por CreateSpace, pues bueno…

Anuncios

28 thoughts on “La sombra dorada: Ilustración de la cubierta

  1. a) Lo del autobombo es necesario. Al menos para mí, que ya no tengo abuelas.
    b) Pues no sabía que ibas a sacar novela, pero estaré atento —¿ves cómo es necesario el autobombo? Si no, a ver cómo me entero—.
    c) Chula, chula, chula la portada. Bueno, puestos a ponerles defectos —ya sabes, lo de la envidia insana e insalubre— que parece la sota de espadas de la baraja de Mórdor. —Por si no lo has notado, es un sincero halago al dibujante: ¡oooole sus orejas!—
    d) ¿Cómo que el libro electrónico no ha de tener portada? La portada es una parte indispensable de todo libro. Nada, nada, no se hable más. Todos con portada, ¡ea!

    Le gusta a 1 persona

    1. La verdad es que Jonay, el dibujante hizo un trabajo que me parece magnífico. Partió de una descripción que yo le di y que, en esencia, tiene lugar dentro de la novela, y lo clavó, sencillamente. Cuando me mandó el primer boceto, babeé de gusto, o sea que imagínate cuando me la mandó finalizada.
      ¡Sota de espadas! Gran ocurrencia 🙂 🙂 🙂 🙂
      Y por supuesto que es necesario que el libro electrónico tenga imagen en cubierta (el bibliotecónomo que hay en mí hace notar la diferencia entre portada y cubierta 😉 ); de hecho, en un mercado tan saturadísimo como es el de las plataformas de distribución digital, la ilustración dice mucho, es la puerta de entrada que hace que un lector potencial le eche o no un vistazo a la obra.
      ¡Millones de gracias por comentar!
      ¡Seguiré informando con autobombo!

      Le gusta a 1 persona

    1. Bueno, va a ser mi primer intento en el mundo de la publicación… Totalmente novel, independiente y todas esas cosas 🙂
      Por supuesto que avisaré. Hay que hacer, como se comenta en otra respuesta, autobombo 😉
      Efectivamente, se trata de fantasía épica, pero con ciertos toques de terror. El tipejo de la ilustración, de hecho, es uno de los integrantes del ejército de malosos, podríamos decir, y su aspecto es un tanto… bueno, no se trata de un zombi ni de un caminante del hielo, pero por ahí van los tiros.
      ¡Os pondré al día!

      Le gusta a 1 persona

  2. PS.- No lo puedo evitar. Si no, no sería yo. Debo buscar tratamiento. En fin, lo digo:
    ¿A qué distancia está el amenazante espadachín? Respuesta, a 40 metros, si lo que hay detrás es nuestra luna (treinta minutos de arco de tamaño aparente) y el guerrero tiene unos hombros de 70 cm —que ya es ser grande—.
    Con unos más normales de unos 60 cm, a 34 metros.

    Le gusta a 2 personas

    1. 🙂 🙂 🙂 🙂 🙂
      Lo cierto es que esos detalles se me escapan, porque mi mente es de escribir y no de dibujar… que no sé hacer ni la o con un canuto.
      Sí te diré que no es nuestra luna. O, al menos, el mundo en que se desarrolla la historia no es el nuestro 😉

      Le gusta a 1 persona

      1. Yo también, si me pongo a hacer la o con una plantilla, me sale mal.
        Lo de ver esos detalles no sé si es deformación profesional, cuando tu profesión es vocacional. Algún día iré a un psicólogo a que me quite esta manía de ver las cosas por el otro lado. ¿Quizá sea por estar medio cegato, calvicegato más concretamente?

        Le gusta a 1 persona

    2. En defensa del ilustrador, si me pongo con una cámara con un poderoso teleobjetivo de buen zoom a kilómetros de distancia y luego tomo la instantánea usando el zoom puedo conseguir una toma con una luna como esa.
      Por otro lado, no tiene que ser necesariamente NUESTRA Luna.

      Le gusta a 2 personas

      1. ¡¡NOOO!! Por favor, no hay que defender al ilustrador, que, como he dicho, me parece que ha hecho un trabajo magnífico, superllamativo para la historia que es lo que se pretende. Me parece que está entre estupenda y estupendísima.
        Creo que el problema es mi manía de medirlo todo. Y de mirar siempre las cosas —literalmente en este caso— en un ángulo especial. No me parece un defecto que esté a treinta metros o a diez, me importa que parece amenazador con una luna, que ya ha avisado el autor que no es de aquí, sencillamente impresionante.
        De hecho, me ha llamado tanto la atención que mi mente enferma se ha visto obligada a «medir» —o contar, o sumar, o….— No lo puedo evitar cuando algo bueno me llama la atención.
        Pero quede claro: ENHORABUENA AL ILUSTRADOR

        Le gusta a 2 personas

      2. Jajajaja… pues si de manías compulsivas yo tengo la de ponerme del otro lado del cristal XD y la de no saber callarme a tiempo.

        Deberíamos de formar un club 😉

        Le gusta a 2 personas

    1. Jonay, no me cansaré de decirlo, ha hecho un trabajo estupendo. A partir de mi descripción (texto), ha clavado lo que le pedí, añadiendo el fondo que remite a un bosque siniestro (tú, que has leído la novela como lectora beta, sabes que puede ser perfectamente uno de los malotes que sale del bosque en el capítulo de Cheeka 😉 ). En cuanto a la luna, que hay que reconocer que os ha llamado la atención, fue una elección también de Jonay, para solventar el problema que se le ofrecía, gráficamente, a la hora de plasmar el resplandor dorado que el cuerpo emite. Sin la “luna”, el borde que rodea la figura queda como un halo cutrón que la esfera tras él difumina al engañar a los ojos de quien contempla la ilustración.
      Pero no, no es nuestra luna. Es un satélite, de acuerdo, pero no es nuestro mundo 😉

      Me gusta

    1. Puessss… todavía no, que se me ha retrasado el tema. Estamos con las revisiones de los lectores cero, lo retoques finales y demás. ¡Espero no tardar mucho, ya os avisaré!
      Por cierto, soy un simple blogger (entre otras simples cosas), ¡pero agradezco enormemente tus palabras!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s