La sombra dorada: Un combate más

Con un par de meses de retraso, porque ya se sabe que lo que uno se propone se queda en agua de borrajas, mi novela La sombra dorada está a punto de salir del horno. Estoy con los últimos toques de maquetación, con la confirmación de Amazon, en fin… zarandajas de final de camino. Así que, dándome un poco de autobombo, me publicito ofreciendo un texto que no forma parte del libro, pero que tiene lugar en el mismo mundo creado para la novela.

portadafinal
Ilustración de la cubierta, obra de Jonay Martín Perdigón.

Como he dicho alguna vez, es una novela de fantasía épica, estructurada a partir de la visión de diferentes personajes (1), a la que he dedicado una buena cantidad de tiempo intentando que sea lo más amena posible pero, al mismo tiempo, con suficiente calidad estilística. Cosa que espero haber logrado aunque, como siempre en estos casos, los jueces serán las personas que la lean.

En el texto que sigue, hay rasgos de La sombra dorada, tanto pistas argumentales, como una muestra del estilo, cercano a la espada y brujería de Howard o Abercrombie (2) más que a las florituras tolkianas.

Espero, deseo, anhelo, que os guste el relatito a continuación, y que os pique la curiosidad…


1: De la que ya contaré algún detalle más en estos días venideros.

2: Por poner dos ejemplos bien alejados en el tiempo.

 

UN COMBATE MÁS

Con toda la fuerza que era capaz de imprimir a su brazo, Karani hendió el cráneo de la criatura. Los sesos se desparramaron por la tremenda herida y el hombre lanzó un aullido de desafío coreado por los ladridos de su fiero mastín, entretenido hasta ese momento en destrozar las entrañas de uno de los siervos de Abaven. La sangre en las fauces refulgía con ese repugnante tono dorado que parecía impregnar casi todo el reino de Lorry, como una enfermedad que alfombrara tierras, bosques, colinas y ciudades por igual.

Mostrando los dientes con salvajismo, Karani miró a un lado y otro. No quedaba ninguno de los cinco que se le habían enfrentado. Yacían despatarrados, desmembrados, eviscerados, decapitados.

El guerrero volvió a gritar y, esa vez, fue el relincho de su caballo el que le respondió. Wangari había vuelto a escarbar entre las tripas del dos veces muerto y no le acompañó en su primordial celebración.

La aldea había sido vengada. Los asesinos enviados por el dios de la luz dorada ya no volverían a levantarse para seguir cumpliendo los oscuros designios de su señor. Palmeó la cabeza de la perra y le pasó la mano por el lustroso pelaje negro.

–Buena chica –dijo, recuperando el fuelle–. Buena chica.

La perra soltó un gañido, pero de placer, al sentir la caricia de Karani. Eran un buen equipo, los tres. Kihara lo llevaba a la matanza. Wangari lo ayudaba contra los enemigos. Él mataba.

Y mataba.

En el fondo de su corazón seguía siendo un Látigo, pero no podía obedecer las órdenes de Baako. Había demasiado rencor, demasiado odio en Karani como para retirarse hacia las tierras del Imperio. No quería creer que fuera imposible parar la acometida de Abaven; él mismo, él solo, estaba demostrando que se podía exterminar al enemigo.

No eran invencibles, aunque su número fuera ingente.

Escupió y echó un trago de agua que le supo a barro. Demasiados días en el odre de cuero habían hecho que pareciese apantanada. Le dio otro a cada uno de los animales.

–Y bien… ¿Estamos preparados para seguir? –preguntó, haciendo visera con la mano para evitar deslumbrarse con el sol. Un sol cada vez más incapaz de sobreponerse a la luz con la que Abaven refulgía–. Por supuesto que sí. –Montó con agilidad en el caballo. Wangari se adelantó con un trote alegre, las orejas tiesas, los ojos atentos.

Ante ellos se extendía un largo camino que salía del pueblo en el que no mucho tiempo antes había vivido gente. Un pueblo en el que todos sus habitantes habían sido exterminados, incorporados al ejército de títeres del dios de oro. Como si hubiera sido trazado con una cuerda, la senda apuntaba a septentrión.

Hacia la capital del reino.

Hacia el trono de Abaven.

Llegaría a la ciudad más poderosa del norte y plantaría cara al mismísimo dios. Lo atravesaría con su espada. Luego, se presentaría ante Baako y le diría con sorna lo equivocado que estaba cuando decidió retirarse para formar equipo con los imperiales. Los Látigos no necesitaban la ayuda de los blancos para vencer a Abaven. Se bastaban y se sobraban. Se repitió que él mismo era la prueba viviente de ello.

A lo lejos, una polvareda le indicó que se acercaban más de los repugnantes siervos.

Karani sonrió con ferocidad y desenvainó la espada.

un-combate-mas

Anuncios

23 thoughts on “La sombra dorada: Un combate más

  1. Primero, ENHORABUENAAAAA!!! jeje 👏👏 Tiene q ser emocionante…
    Segundo, el texto q nos ofreces como primicia (aunque no forma parte del libro) está excelentemente descrito! Tanto, q me ha dado la sensación de estar comiendo (es mi hora de comer) rodeada de sesos, sangre, desmembrados y desvicerados!!! Jajajaja Si no me sienta bien la comida va a ser tu culpa!! 😜
    Bromas aparte, me encanta lo bien q escribes y describes. Un saludo y buen finde!!

    Le gusta a 1 persona

    1. Lo es, lo es (emocionante). Meses (como suena) de trabajo y ya a puntito de sacarlo del horno. Aunque, claro, toca seguir trabajando para visibilizarla en un mundo saturado de publicaciones indies 🙂
      Gracias por tus palabras, me alegra que te haya gustado. Aunque no era mi intención darte la comida 😉 Te diré una cosa: Alicia, una de mis lectoras cero del manuscrito, me dijo que en ciertas escenas había girado la cabeza y soltado un ¡puagh! Bueno… el texto es fantasía con toques de horror, así que…
      ¡Un saludo!

      Le gusta a 1 persona

  2. ¡¡Uaaaaa!! ¡Qué salvajismo épico!
    Sí, tiene un no se qué de la literatura coniana, quizá de la más temprana —me has dado ganas de releer cosas que no veo desde la adolescencia—, pero es muy personal. Insisto siempre en esa claridad narrativa —aunque debo reconocer que al principio he tenido que volver una vez atrás a ver quién era hombre, caballo o perra, pero creo que ha sido por despiste mío—, esa claridad que te lleva de aquí para allá a gusto del escritor y con gusto del lector.
    Agilidad, naturalidad y una corrección absoluta —desde mis limitados conocimientos— en la escritura.
    Pues si va a ser todo así, esperamos impacientes la novela. ¡Y que caiga la maldición de la luz dorada sobre los pusilánimes no lectores!
    PS.- ¿Te dije que me encantaba la sota de espadas de la baraja de Mordor?

    Le gusta a 1 persona

    1. Las frases cortas y violentas, como espadazos en un combate, son representativas de Howard, como he dicho alguna vez. Y de Abercombrie (por seguir con los dos que he citado en la intro del texto), y tengo que reconocer que, para las escenas de acción, estoy en deuda con ellos. Me gusta ser claro y directo (me alegra ver que lo consigo, según me dices 😉 ) para que el lector no se pierda en, sobre todo, las escenas más ágiles, y si son con un toque de visceralidad que refleja lo auténticamente horrible que es luchar por tu vida, mejor. No creo en la heroicidad de la lucha (y por extensión, de la guerra) como algo implícito, así que así la narro.
      Lo de los nombres quizá se deba a que, al ser palabras kenianas (todas ellas con su significado a propósito: Rebelde, guepardo (la perra), una calva (aunque al final no he comentado nada sobre el pelaje del caballo)), descolocan un poco. Quizá la imagen de Wangari hundiendo las fauces en el cadáver no estaba muy clara…
      En fin, como siempre, un placer leer tus comentarios 🙂
      PS: Sí, lo dijiste. Me hizo mucha gracia. Es como si un pelotón de marines tuviera la baraja de los lugartenientes de Sauron 🙂 🙂 🙂

      Le gusta a 1 persona

    1. Muchísimas gracias 🙂
      Sí, me autopublico. Con otra novela que tengo en el cajón estuve sondeando editoriales pequeñas y tal, pero no me convencía la forma de editar. Prefiero currármelo yo todo y perder tiempo, pero no dinero…
      ¡Un saludo!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s