¡Ven, Tlaloc!

¡VEN, TLALOC! Alza el cuchillo de obsidiana que sujeta con fuerza entre las manos. Lo eleva por encima de su cabeza para golpear al sacrificio con la mayor fuerza posible y así atravesarle el pecho para reventar el corazón en un movimiento sin mácula, tal y como mandan los dioses. Se ha desnudado al pie … More ¡Ven, Tlaloc!