El romance del falso caballero: Capítulo 7 (VI)

Capítulo 1

Capítulo 2

Capítulo 3

Capítulo 4

Capítulo 5

Capítulo 6

Capítulo 7: (I) (II) (III) (IV) (V)

10_Medieval_Knight_Facts-770x437

Elin se sumió en un hosco silencio: las promesas del mago ya las había oído antes y en ningún momento había obtenido una clara respuesta de qué era lo que pasaba con su vida, por qué esta se había vuelto del revés. Así que decidió callar, enfadada como una niña pequeña, y si Merlín quería decirle algo… bien… que lo hiciera.

Por de pronto, lo que haría cuando llegasen a Camelot sería solicitar una audiencia con Arturo y le contaría todo lo que había vivido, así como lo que creía que había que hacer. Si no estaba del todo en lo cierto cuando expusiese sus pensamientos, la culpa no era de ella. Sabía del peligro que corría el reino, así que a Arturo competía establecer una defensa contra las fuerzas invasoras de Calau’dar’Onieril. Estaba más que dispuesta a…

—¿Qué pensáis? —La dulce, aunque fatigada voz de Perceval interrumpió el curso de sus pensamientos.

—¡Oh! —Giró la cabeza hacia él, algo sobresaltada—. Nada, en realidad, caballero. Bien… —Haciendo una mueca, se corrigió—: En realidad, en esos elfos que casi nos matan.

—Hemos escapado por un milagro…

—Gracias a Firdánir, querréis decir.

Elin replicó de modo más brusco del que había pretendido. Tenía el alma consumida por la pena y la imagen de la serpiente alada cayendo a plomo sobre el elfo era…

—Nos salvó, en efecto —dijo Perceval asintiendo—. Siempre lo tendré en alta estima, aunque no lo conociera más que unos breves instantes.

Elin tragó saliva y sintió los ojos húmedos, pasándose de forma disimulada el dorso de la mano por ellos, diciendo:

—Era amigo de abuela.

Perceval abrió la boca sorprendido, sin saber qué decir, ante la revelación que la joven había hecho. Ella continuó:

—Me dijo qué tenía que hacer. Qué buscar. Ahora volvemos a Camelot, pero en breves…

—¡Elin! —El grito de Merlín, que cabalgaba unas cuantas posiciones por detrás, hizo que se callara. Al volverse, lo vio acercándose, diciendo—: Tras este recodo del camino, veremos al fin los muros de Camelot. Es el momento de hablar, muchacha.

«En buena hora», pensó ella, si bien seguía sin creer que el mago le dijera todo lo que esperaba saber.

El camino seguía discurriendo entre los campos de labranza con los que el castillo de Arturo se mantenía, y muchos campesinos agitaron sus sombreros de paja al ver pasar al pequeño contingente de armados y aguerridos caballeros, lanzando vivas al estandarte que encabezaba la marcha, la enseña del rey de Bretaña, el oso, que tremoleaba orgulloso agitado por el suave viento.

—Te necesito en mi taller en cuanto entremos en el castillo, Elin —espetó Merlín mirando al frente con ojos de ave rapaz.

—¿Ni siquiera podré acercarme a una jofaina para quitarme el polvo del camino? —preguntó molesta—. ¿Ni tomar un bocado? ¿Un sorbo de agua? ¿Tratar mi herida?

—Bueno… —Merlín pareció avergonzado ante su falta de tacto, tan dolida había sido la expresión de la joven al hablar—. Sí, por supuesto.

—¿Y qué hay de lo que ibais a contarme?

Merlín asintió y dijo:

—He dado con una forma de utilizar tu…—Carraspeó bajando la vista, como si le diera vergüenza lo que iba a decir—. Tu cuerpo para cerrar las grietas.

—¿Mi…?

—No, no me malinterpretes —explicó con premura Merlín—. Tu energía vital. La que portas en el interior de la carcasa física. No es nada… pecaminoso. —Volvió a carraspear.

Elin lanzó una carcajada alegre y cantarina al ver al mago sumido en tal azoramiento. Con esa risa, Elin parecía lavar su fatigado ser de las terribles aventuras, pruebas y tragedias por las que había pasado en los últimos días, y no pudo evitar parar de reír durante un buen trecho, haciendo que muchos de los caballeros se preguntaran si no habría perdido la cabeza.

¡Sigue leyendo!

Anuncios

16 thoughts on “El romance del falso caballero: Capítulo 7 (VI)

      1. Comienzo a sospechar que el autor mantiene cierto interés en promocionar a la niñata, para colocar a cierta persona en el papel protagonista de la película. ¡Piensa mal y acertarás!

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s