El romance del falso caballero: capítulo 6

Capítulo 1

Capítulo 2

Capítulo 3

Capítulo 4

Capítulo 5

CAPÍTULO 6

Elin se incorporó de inmediato dirigiéndose a la puerta de la casa de Firdánir a grandes zancadas. En el exterior, el Bello Desconocido volvía a implorar, con voz trémula:

–¡Os lo ruego! ¡Abridnos!

La joven estuvo a punto de echarse a los brazos del caballero al verlo; solo cierto recato de último momento evitó que lo hiciera. O, quizá, fuera porque al lado se encontraba Perceval, y no quería que ninguno de los dos pensara que mostraba mayor cariño por el otro.

–¿Qué os ha ocurrido? –preguntó ella. Firdánir se colocó unos pasos tras ella después de coger unas toallas de algodón, mirando con curiosidad a los recién llegados.

–Nos perdimos –contestó el Bello–. Erramos nuestro camino y no supimos dónde nos hallábamos cuando, de repente, una gran sierpe alada cayó desde el cielo buscando devorarnos. Oímos un grito terrible y la sangre se heló en nuestras venas. –Perceval asintió mostrando su conformidad con el relato ofrecido–. Era un monstruo como nunca jamás se ha visto en el mundo, Elin.

–Así que echasteis a correr. –Morgana, que no se había movido del sitio, lo interrumpió con voz áspera. Tras el impertinente comentario que en tan mal lugar dejaba la valentía de los caballeros, continuó con una tarea sin duda más satisfactoria para ella que escuchar: chuparse los dedos del jugo de cerezas que corría por ellos.

–En efecto –respondió el Bello sin asomo de molestia–. Supimos en cuanto vimos al monstruo que no podríamos hacer nada contra él…

–Una decisión inteligente, sin duda –terció Firdánir, tendiéndoles por fin las toallas con las que procedieron a secar sus cabellos mojados por la tenue llovizna que había comenzado a caer hacía poco–. Es de tontos querer librar una batalla perdida de antemano. ¿Un dragón, decís? –Los dos caballeros asintieron y el elfo cruzó los brazos, pensativo, sobre el pecho, soltando un “hummm” –. Pero pasad, por favor, os lo ruego –continuó–. Os daré comida y cobijo en el que poder pasar la noche. Mañana, al alba, decidiremos qué hacer.

–¿Sobre qué? –se interesó el Bello, accediendo al interior de la morada. Morgana, entonces, dejó el diván en el que estaba recostada y se acercó al grupo.

–Sobre los planos de mi famila –respondió alborozada Elin, como una chiquilla–. ¡Desciendo de un linaje de cartógrafos! ¡Y quizá podamos hallar algo que nos sirva entre las pertenencias de mi abuela! –concluyó, expresando la feliz ocurrencia que acababa de tener.

Sin embargo, el gozo expresado por Elin pronto se tornó en asombro, y un grito de horror surgió de lo más hondo de su garganta en cuanto vio lo que Morgana acababa de hacer.

Puesto que, habiéndose deslizado de forma subrepticia a espaldas de Perceval, movió con rapidez la mano, y de ese floreo surgió una luz azulada con forma de puñal, una ilusión que fue muy física y mortal para el caballero al entrarle por la nuca y asomar la punta por la garganta.

Con un gorgoteo, llevándose las manos al cuello sangrante, Perceval se derrumbó en el suelo de la cabaña.

¡Sigue leyendo!

Anuncios

36 thoughts on “El romance del falso caballero: capítulo 6

  1. ¡¿Qué?! Pero… No entiendo nadaaaaa. ¡¿Morgana acaba de matar a Perceval?! Pero, un momento… no era Perceval, porque él está cautivo de los elfos esos malotes. Entonces, debe ser que ella ha visto que no lo era realmente y… ¿O quizá había escapado de su cautiverio?
    Buf, me dejas con demasiadas incógnitas!!!! Quiero la continuación ya!! 😣
    Me encantaaaaa 😍👏👏
    Por otro lado, en el cuarto párrafo pone “sierpe” y creo que te refieres a serpiente (¿o no? Me haces dudar hasta de mi sombra!! 😝)

    Le gusta a 1 persona

    1. ¿Qué ha pasau? ¿Qué ha pasau? 😀 😀 😀 😀 😀
      Venga, que todo se aclarará, no nos volvamos locas, muahaha!
      En efecto, es una serpiente, pero el término casi no se usa. Es normal encontrarlo en textos medievales y de la Edad Moderna, pero no contemporáneos 😉

      Le gusta a 1 persona

  2. A pesar de que me ha gustado el episodio de hoy, he de hacerte saber algo con lo que no estoy dispuesto a comulgar: ¿”–se interesó…” equivale a un verbo de habla? Y según la acepción de gorgoteo, ¿crees que es correcto el término utilizado en el contexto del último párrafo?
    1. m. Acción y efecto de gorgotear.

    gorgotear
    De gorgor.
    1. intr. Dicho de un líquido o de un gas: Producir ruido al moverse en el interior de alguna cavidad.
    2. intr. borbotear.
    Real Academia Española © Todos los derechos reservados

    Saludos

    Le gusta a 1 persona

    1. Por partes:
      1) El verbo interesar(se) tiene una acepción que implica la comunicación verbal, al manifestar el interés (valga la redundancia) en voz alta por algo o alguien. Por ello, según el contexto sí que equivale a verbo de habla y no requiere aparecer en mayúscula tras la raya de diálogo; otra cosa sería que fuera un “interesarse” de pensamiento, sin expresarlo en voz alta. Por cambiar de verbo: señalar, que si hace referencia a un movimiento con el dedo, no es de habla, habiendo de deducirlo del contexto.
      2) Sobra el “de asombro”. Se me fue la mano al escribir, pero el gorgoteo sí que está bien utilizado al ser el ruido que produce la sangre en la garganta tajada. Edito.

      Me gusta

      1. El gorgoteo está bien, lo que no se correspondía era que este fuera de asombro. Ya sé que lo de interesarse conlleva el significado de preguntar, en este caso podría interpretarse como preguntó, que en cualquier caso suena mucho mejor y resulta menos ambiguo que se interesó.

        Agradezco que tengas en cuenta mis observaciones y que te lo tomes como corresponde .
        Saludos

        Le gusta a 2 personas

      2. Pozezo 🙂
        Aunque repaso y repaso los textos, siempre hay alguna cosa que se me escapa, y un lector es más fácil que capte esos errores involuntarios, así que se agradece que se señalen, para debatirlos 😉

        Le gusta a 1 persona

      3. Un pespunte se le puede escapar incluso al/la modisto/a con más fama, pero, por desgracia, para su propio bien, no todas las personas encajan las críticas con tanta deportividad como evidencia tu actitud y comentarios.

        Le gusta a 2 personas

      4. Lo que quiero, como ya he dicho alguna vez, es que disfrutéis con lo que escribo como yo disfruto, y, al mismo tiempo, sé que la perfección no existe: intento hacerlo lo mejor posible, pero una persona sola llega a un punto en que no puede mejorar si no es con ayuda de más personas. Por eso agradezco enormemente vuestros comentarios, que son críticas constructivas 🙂

        Le gusta a 2 personas

      5. Y lo consigues cada día. Para mí es un placer leerte e indicarte cualquier observación, que entiendo se te ha ido de las manos porque no se puede tener todo bajo control, aunque, dicho sea de paso, es evidente en cualquiera de tus aportes, episodios, relatos… el nivel alcanzado.

        Le gusta a 2 personas

      6. Y es que a pesar de repasar una y otra vez (en ocasiones, pienso que a lo mejor es algo enfermizo, pero es que me costó la ayuda de los dioses no dar un último repaso, tras tres anteriores, a “La sombra dorada”), los fallos están ahí, para torturar, los muy *$#/&

        Le gusta a 1 persona

      7. No, no, lo de corregir no se trata de una actitud enfermiza, sino generalizada en aquellas personas que disfrutan y se esmeran en conseguir algo digno que ofrecer al público, sin importales leer, releer, corregir, escribir, reescribir…

        Le gusta a 2 personas

  3. Ja, con queso se la iban a dar a mi dama Morgana, le ha dado la puntilla sin mediar palabra y la copia de Perilla se ha ido al suelo. Bravo Milord. Ahora, si queda algo en la alacena, cenaremos algo más que cerezas para celebrarlo. No? Un abrazo.

    Le gusta a 2 personas

    1. Ha durado mucho el sosias copión, ¿eh? Y es que, como dices, a Morgana iban a engañar. ¡Ja! A ver qué pasa ahora, claro, que Elin no creo que esté muy contenta de ver morir a quien cree que es el pobre caballerete…
      Las cerezas están muy ricas, eso no me lo negarás 🙂

      Le gusta a 1 persona

  4. Aissssssss, hoy sí que me has sorprendido, me he quedado muerta, no sabía si me había quedado perdida en otro relato, ajajaja. Muy bueno lo de Morgana, genial tu escrito.
    Se me han venido unos versos de un poema del gran Thomas Dylan:
    ” Y este abismo bullendo en incesante gorgoteo como si se agitara la tierra con violentas convulsiones”.
    Lo que se lenguaje literario.
    Un beso Lord.

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s